Sobre mi

¡Hola!

Soy Mónica Llamas Castillo, mamá, maestra y soñadora a partes iguales.

Crecí rodeada de libros, y des de que tengo uso de razón, me han fascinado las historias, tanto leerlas como escribirlas, aunque hasta hace relativamente poco, no me había atrevido a publicar nada de lo que fluía de mi imaginación. 

Empiezo a enamorarme de la literatura infantil cuando era niña. Luego, conforme me hago mayor, mis gustos cambian y sigo siendo una devoradora de libros, pero ya de adultos. 

Es en mi trabajo, cuando me vuelvo a enamorar de esta literatura infantil olvidada, cuando veo que a través de los álbumes ilustrados puedo transmitir muchos valores a mi alumnado.

Empiezo a usarlos como metodología frecuente en mi aula. Soy consciente de que un cuento es una herramienta muy útil para trabajar infinidad de emociones y valores. Y además, es un momento de escucha, de calma, de reflexión, y en clase, todos disfrutamos de ese momento. 

Valoro los cuentos que hacen reflexionar. Cuentos que traten la diversidad. Que haga plantearse cuestiones sobre nosotros mismos y sobre el mundo, la vida. Y no hay que olvidar que es fundamental encontrar el placer por la lectura, desde bien pequeñitos, por lo que también soy muy fan de los cuentos cuya finalidad es divertir. 

No soy muy amiga de recomendaciones por edades. Creo que dependerá mucho de la situación, de la edad madurativa del lector/a y son muchos otros factores los que decidirán si un cuento es adecuado a ese niño o niña.

Mi historia

Hace muchos años, una profesora que tuve cuando yo tan solo contaba con 8 añitos, me alentó a escribir para los demás, porque según ella se me daba muy bien. Así que un día tuve un sueño. El sueño de publicar mis historias.

Pasaron los años y la vocación de maestra se despertó en mí. Dejé a un lado el sueño de publicar, aunque lo que es escribir, nunca he dejado de hacerlo. Y entre mi vocación y mi sueño, se unió la necesidad de explicar la historia de Bruna, que es tristemente la historia de tantos niños y niñas en el mundo.

A partir de aquí empecé a tejer un sueño que empezaba a hacerse realidad: publicar mis historias. Y así fue el inicio de mi faceta de escritora, queriendo concienciar al mundo de la gravedad del acoso escolar, poder ayudar a educar en el respeto y la empatía a través de la historia que escribí.

Y a raíz de ello, en muy poquito tiempo, me aventuré a seguir escribiendo y publicar otra historia que tenía en mi mente desde hace ya tiempo, la historia de “Teodoro y el árbol de los libros”.

En la actualidad, he conseguido publicar dos cuentos, dos álbumes ilustrados, muy diferentes entre ellos, pero cada uno con una magia diferente. Si quieres conocerlos y saber más… ¡estás en el lugar indicado!